Exigencia vs disfrute: ¿el don del retro gamer?



«YOU’RE WINNER!»
PlayStation 4 se ha dado a conocer, la nueva Xbox se presentará el martes. Muchos jugadores están expectantes ante la “llegada de la next-gen” a finales de este año (que en realidad lleva más de dos años con nosotros, desde el lanzamiento de 3DS en febrero de 2011). Por supuesto, el mayor aliciente de las nuevas consolas de Sony y Microsoft serán los juegos. Pero lo que no tengo tan claro es si serán los juegos por su cantidad y calidad, o los juegos por su espectacularidad y detalle gráfico.

No creo que nadie en su sano juicio ponga pegas a que un juego se vea bien y sea espectacular. Los gráficos forman parte del videojuego tanto como cualquier otra y no hay que restarles importancia igual que tampoco hay que sobrevalorarlos. Pero de un tiempo a esta parte, pensando en la cantidad de juegos retro que jugué el año pasado y tras participar en un tema en Viciojuegos donde la gente comentaba sus mejores experiencias de la generación, he llegado a la conclusión de que los retro gamers tenemos una ventaja sobre otros tipos de jugadores: sabemos dejar los gráficos de lado.

Uno de los pensamientos más recurrentes que tenía jugando a Escape From Bug Island es que parecía totalmente un juego de Nintendo 64. Malos gráficos, animaciones toscas, control mejorable… A todos los efectos parecía un título tardío de N64. Por supuesto, no lo es. Es un juego de Wii. Pero el ser un retro gamer me permitió dejar de lado los fallos del juego y asimilarlo como si fuera de otra época para disfrutar de las (pocas) cosas buenas que tiene que ofrecer.

Un caso menos drástico sería el de Mega Man 9. Aún recuerdo cuando se presentó y la gente echaba pestes sobre él por su estilo 8 bits, porque tendría que haber tenido “gráficos de Super Nintendo, como mínimo”. Claro que Capcom sabía lo que se hacía y a qué público dirigía el juego. Usar ese estilo era apelar a la nostalgia. Si hubieran usado el estilo de 16 bits, tendrían que haber hecho un Mega Man X, subsaga que dejó los 16 bits atrás hace ya unas cuantas entregas. Habría sido un sinsentido.

Hay gente que pone los gráficos por encima de todo. Disfruta jugando títulos impactantes visualmente, como el que disfruta viendo cualquier película de acción holliwoodiense genérica. Eso no tiene nada de malo. Aunque tengo la impresión de que la gente que se centra tanto en el disfruta de lo visual, del máximo exponente tecnológico y los gráficos espectaculares que de ello se derivan… creo que esa gente es incapaz de apreciar las joyas que el medio ha ido dejando atrás en generaciones pasadas. Les pondrás delante un Ocarina of Time, un La Abadía del Crimen, un Final Fantasy VII o un Perfect Dark y no serán capaces de disfrutarlo porque tiene gráficos desfasados. Habiendo alternativas que se ven mejor en las consolas actuales, ¿para qué jugar a algo parecido pero que se ve peor?

Creo que el retro gamer no nace, se hace. Surge fruto de la nostalgia, y tengas la edad que tenga, es probable que seas capaz de disfrutar como mínimo de los juegos que en tu infancia te dieron horas de diversión. Quizá seas capaz incluso de jugar a otros que no jugaste pero de la misma época (gráficos similares). Aventurarse a juegos anteriores cuesta. Personalmente, no fue hasta hace un par de años que empecé a indagar en juegos anteriores a la NES, mi primera consola y la que establece la barrera de qué nivel de gráficos soy capaz de admitir. Pero esa predisposición a obviar los gráficos está ahí. Con las nuevas generaciones de jugadores, sin embargo, veo una gran barrera: el paso de las 2D a las 3D. No sé si los jugadores más jóvenes, que han crecido jugando en entornos 3D, serán capaces de adentrarse en el terreno de los juegos 2D más antiguos. Ese factor nostalgia antes mencionado tiene forma de polígono para ellos, no de píxel.

Hay que ser exigente con las compañías para que nos ofrezcan productos completos y adaptados a los tiempos. Pero saber cuándo reducir las exigencias también es necesario si queremos abrir las puertas a muchas otras experiencias que juegos modernos no ofrecen por la sencilla razón de que el mercado ha evolucionado. O incluso para disfrutar de juegos desarrollados en los últimos años cuyo aspecto puede echar para atrás en un primer momento.

Cierto es que tengo cierta afinidad por los juegos malos técnicamente, pero si fuese un jugador exigente no hubiera tenido experiencias como Aydin Chronicles,y si hiciese de lo gráficos una prioridad, jamás habría tocado Iji. Todo juego tiene sus virtudes y sus defectos. (Menos Tetris y Faxanadu, ¡que son perfectos, obviamente!)

Anuncios

Un pensamiento en “Exigencia vs disfrute: ¿el don del retro gamer?

  1. Pingback: Los Recomendados de Otakufreaks (9) | Otakufreaks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.